El día D

domingo, 17 de abril de 2011

Creo que esa noche no dormí. Me acosté como a las 2, dormí a las 4 y me levanté a las 8. Tomé desayuno y me puse a ordenar cosas. En realidad a mover cosas de lugar pero sólo para pasar el tiempo. A las 13 salí con destino a la universidad y nos juntamos a las 14.

Repasamos algo en el aula. No mucho porque estábamos nerviosos y se notaba. Rendíamos a las 15.30 y debíamos entregar el aula a las 16 hs.

Esperamos que llegaran todos los profes. Un total de 5: el tutor, el Jede de departamento, y los tres del tribunal. No hubo alumnos. Lo cual me ponía más nervioso. Unos minutos antes me llamó una amiga para preguntarme se habíamos arrancado. Le dije que no y quedó en venir a presenciarla.

Se pueden observar las tesis, cosa que es muy importante porque no permite -como alumnos- saber en qué andan los temas de investigación y los trabajos con productos.

Una vez que entró a la sale me relajé. Arrancamos con la exposición y nos trabamos mucho. Nervios e inseguridades con respecto a las partes más jodidas de un proyecto: lo metodológico y lo teórico. Una vez que salimos de ese terreno se notó la diferencia. Fuimos más fluidos y mejores oradores.

Nos pidieron el aula y nos movimos a una contigua para escuchar las evaluaciones. Varias cosas buenas, unas observaciones pertinentes y felicitaciones para nuestro tutor. Me parecía muy extraño que ese momento hubiese llegado tan rápido. Aunque no lo fue, puesto que era la culminación de un año y cuatro meses de laburo.

Lo que más me quedó, o que más valor tuvo para mí, fue que nos dijeran que estaba escrita de una manera agradable y que habíamos hecho en la presentación un combinado de recursos pertinentes a un desarrollo profesional. Después de todo esa es la esencia de nuestra profesión. Me quedé chocho.

Luego, nos fuimos todos a ensuciar a mi compañera que se recibía. Tenía una sensación rara porque si me hubiese puesto un poco más las pilas me había recibido con ella, pero no tengo a quién reprocharle, porque eso sólo dependía de mí.